Buscar este blog

Cargando...

martes, 13 de abril de 2010

Omnilife sin fronteras llega a Venezuela



La expedición Alaska-Patagonia llegó a Venezuela. Los cambios en los paisajes se hacen evidentes. Lo que se mantiene a tope, es la calidad y calidez humana de la Gente que cuida a la Gente, a cada paso de esta dupla que muestra que los sueños deben hacerse realidad, y con Omnilife es mucho más sencillo.

Brasil los impresionó y en Venezuela la calidez de la Gente que cuida a la Gente los ha desbordado. La Expedición Alaska-Patagonia está en Caracas, Venezuela, y comprueba que Omnilife cambia vidas ante cualquier adversidad. Ernesto García y Daniel Curiel han comenzado su recorrido por tierras venezolanas y de inmediato han sentido una gran acogida por parte de los Empresarios Omnilife de ese país, quienes no han dejado de sorprenderlos por su trato amable e interés acerca de todo lo que estos aventureros tienen por compartir; siempre acompañados de Agua Blu y también de Ohalalá y Power Maker. Y para evitar la deshidratación en el trayecto, nada como Ego Life y Undú.

Antes que nada un breve resumen de su travesía por suelo brasileño: “Entramos a Brasil por el sur, frontera con Uruguay. Nos dirigimos a Florianópolis, una bella isla con playas increíbles. Brasil es un país muy civilizado, con unas magníficas carreteras y muy ordenado. Subimos rumbo a Foz de Iguazú, realmente no tienen comparación esas cataratas. Visitamos Curitiva, una ciudad modelo en cuanto a organización de servicios municipales, muy ecológica, dedicada al servicio y funcionalidad de sus habitantes; luego estuvimos en Ouro Preto, antigua ciudad minera, precisamente en el estado de Minas Gerais; luego fuimos a Río de Janeiro, ¡espectacular!, con unas vistas bellísimas. Estuvimos también en Sao Paulo, visitando a nuestros ahora amigos de Omnilife; luego en Velho Horizonte procedentes de Ubatuba, pequeña población costera; de ahí a la súper moderna Brasilia, que en este mes cumple sus primeros 50 años. Después rumbo a Manaos, vía Velho Horizonte, donde tuvimos que embarcar nuestro vehículo, mientras nosotros nos embarcamos en un barco diferente, cargado de frutas, durmiendo en hamacas en la cubierta, trayecto increíble por el río Madeira, tan caudaloso como el Amazonas, varios días hasta llegar a nuestro destino”, cuentan estos dos viajeros.

Ya en Venezuela se dedicaron a conocer los lugares que pisaban, siempre bien nutridos con toda la familia de productos Omnilife de este hermoso país. Al mismo tiempo, comprobaron las delicias de estar en sitios hermosos con gente bella, ya que recibieron un excelente trato de parte de los venezolanos, con quienes compartieron todo un día. Fueron orientados en cada unos de los lugares a los que llegaron, así como muy bien atendidos. Todo eso los ha entusiasmado, por lo que comparten Omnilife de una forma muy natural: “Les contamos que estamos consumiendo los productos, y sin mentir, por propia experiencia, los estamos recomendando, son una maravilla, nos han hecho sentir excelente y eso es lo que decimos a todos quienes están a nuestro paso y nos preguntan”, señalan Ernesto y Daniel.Ambos crecen con la experiencia adquirida. Van dejando un poco en cada escala que hacen, así que el crecimiento se comparte. Crece, crece y crece. Entusiasmo, felicidad y confianza aumentan para hacer de esta expedición toda una experiencia para los dos viajeros y los cientos de personas que van conociendo. Es tiempo de calidez venezolana, es tiempo de continuar la ruta y es tiempo de llegar a más lugares con Omnilife, en su propio contiente.

Huellas en Brasil
Tatiana Nakamuta
Staff Omnilife Brasil

Ernesto y Daniel se veían muy a gusto y contentos. Nos contaron que lo que más les emociona es llegar a los CEDIS de los países del Continente Omnilife y sentirse bien recibidos, además de conocer gente maravillosa. Al día siguiente de su llegada, nuestros aventureros dieron una plática en el Centro de Apoyo de la Avenida Paulista, la avenida más importante de Sao Paolo. Igual, con mucha alegría, los Empresarios Omnilife se emocionaron con la historia increíble de nuestros soñadores.

Después de terminada cada junta, fue evidente la admiración de los Empresarios Omnilife con nuestros aventureros; quisieron tomarse fotos con ellos, con la camioneta, pidieron autógrafos… Eran ya famosos, porque al realizar una experiencia así, se convierten en ejemplos de vida, dando el mensaje de que no se deben olvidar los sueños, por más difíciles e improbables que puedan parecer, uno siempre los debe lograr.
Nicolás Ifantidis

Empresario Omnilife de Argentina
Dos años y medio en Brasil


Fue muy emocionante recibir a Ernesto y Daniel, los expedicionarios de Omnilife en la ruta Alaska-Patagonia. Compartieron, por dos horas, muchas de las experiencias vividas durante la travesía y las dificultades que tuvieron que superar durante su recorrido. Pero lo más impactante para mí fue el ratificar que no importa cuán grande sea nuestro sueño, lo único que debemos hacer es enfocarnos en él y perder el miedo de alcanzarlo.

Muchas gracias, Jorge, Angélica, Omnilife por seguir enseñándonos con ejemplos que todos merecemos y debemos alcanzar nuestros sueños. La verdad, cada día me siento más orgulloso de mi negocio independiente con Omnilife, orgulloso de mis presentadores y de todos los Empresarios que forman mi organización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada