Buscar este blog

Cargando...

martes, 13 de abril de 2010

‘Empowerment’, clave de Angélica Fuentes



‘Empowerment’, clave de Angélica Fuentes
Publicación 13/04/2010

(Columna de Angélica Fuentes publicada en cnn.expansion.com, el 9 de abril de 2010)

La CEO de Omnilife describe en esta columna su concepto de la filosofía empresarial integral; su empresa promueve la confianza y el hambre de éxito como eje del desarrollo de sus empleados
Cuando inicié mi vida profesional, hace casi 30 años, viví muy de cerca la experiencia de lo que puede ser la gran diferencia entre el compromiso con uno mismo y con la empresa en la que uno se desenvuelve y una vida sin desafíos.

Mi vida profesional inició en Ciudad Juárez, un lugar donde la mujer estaba marginada del quehacer profesional y condenada a llevar lo que se pensaba como una ‘vida tradicional’.
Estaba tan emocionada por demostrar lo contrario, que jamás pensé en fracasar; hoy volteo y veo a una mujer juarense como las demás, simple y trabajadora, y creo firmemente que la única ventaja que tuve fue mi compromiso con esa causa que me calaba hasta los huesos.
La actitud es más de 50% de la lucha por alcanzar las metas. Eso me ha llevado a pensar en la enorme diferencia que hay entre una persona incentivada, y otra que vive sin ese impulso. Sacar adelante cualquier meta tiene que ver, en mayor medida, con la convicción irrefrenable del triunfo y querer ser responsable de nuestras decisiones en la vida.

Cuando las metas tienen que ver con la empresa, es necesario infundir en sus participantes ese impulso, y la única manera de lograrlo es mediante la mística empresarial. Ésta no puede ser ficticia, no puede ser improvisada, no debe germinar en la retórica y no puede, bajo ninguna circunstancia, ser impuesta.

La mística empresarial debe ser congruente, debe ser demostrable, debe estar profundamente arraigada en los empresarios, en la misión social de la empresa, y empapar a sus participantes. Al mismo tiempo debe ser pragmática, debe ir del terreno de lo subjetivo, al terreno de lo real, a los resultados tangibles, pues de lo contrario, puede estar condenada a quedarse en un mundo mágico y, por ende, carente de beneficios.

Mística viene del vocablo griego myein, que significa ‘encerrar’, es decir, lo que está en el alma y lo que ésta encierra. En mi opinión, la mística empresarial tiene que ver con los valores sociales de la compañía, con el impulso deontológico social, es decir, ¿cuál es nuestra misión ante la comunidad a la que servimos?

No tiene que ver con ‘¿cómo nos servimos de la comunidad para nuestros propios fines?’ que, contrario a la mística social, es un modo egocéntrico de plantearse sólo una ganancia económica.
El verdadero planteamiento de la mística empresarial debemos encontrarlo en la misión y en la visión de la empresa con un fin social. Incluso puede ser el lema empresarial: ‘Gente que cuida a la Gente’. Con mayúscula ‘Gente’, porque las personas son el motivo principal en Omnilife y de ahí viene la mística y el empoderamiento de esa gente que cuida a otros, como un estilo de vida.
Es importante agotar el tema de la mística empresarial, antes de saber cómo infundirla en todos los participantes que confluyen en el desarrollo social de la compañía.

Usualmente, el fundador debe tener muy claro cuál es el fin último que persigue, cuál es su misión social, con el fin de desarrollar la mística de su empresa. Pero, indiscutiblemente, su nivel de liderazgo es crucial para saber integrar esos valores a la obtención de beneficios y a la competitividad.

Jorge Vergara eligió como valores una dualidad entre el desarrollo humano de la persona y de sus propios talentos y la posibilidad de compartir bienestar. Así pues, como filosofía, Omnilife ha desarrollado muchos otros temas, entre los cuales destacan el respeto al medio ambiente, la ética empresarial y la preparación como medio de perfeccionamiento, entre otros.

Llevado este concepto al terreno empresarial tangible, se ha puesto en marcha un ejercicio que ha servido como un referente, el sistema multinivel Omnilife, el cual vela por el desarrollo humano a través de la generación del autoempleo y del cuidado de la salud. A mi llegada, le hemos agregado un nuevo componente: la belleza.

De esta forma, con el lanzamiento de la línea Angelíssima, intentamos desarrollar no sólo una marca comercial, sino que buscamos dar continuidad a la misión, a la visión y al lema empresarial. Nuestra búsqueda va encaminada a desarrollar la belleza como un valor, no en su modo superficial y desprovisto de contenido, sino como un medio de bienestar, autoestima y desarrollo integral del empresario Omnilife y de sus clientes.

Así pues, en ese intento de infundir estos valores y empoderar a los participantes de la gran familia Omnilife, nos hemos impuesto como meta, desde hace más de 18 años, llevar este misticismo a un terreno sólido.

No pretendemos desarrollar asociados o empleados, pretendemos demostrar la capacidad de desarrollar talentos y formar empresarios a través de la propia determinación del individuo, personas que no tienen que obedecer patrones de conducta definidos, sino pugnamos porque cada uno de ellos defina sus propias metas.

El hambre de triunfo nos hace capaces de realizar cambios drásticos en nuestras vidas y de hacer intentos más entusiastas y comprometidos, ése es el reto, infundir en los empresarios Omnilife esta necesidad primaria que tiene el hombre, su propio éxito.

Buscamos integrar ese quehacer empresarial con un modo de vida equilibrado, que permita a hombres y mujeres concentrarse en compaginar sus metas familiares, sociales y económicas.
Omnilife le apuesta a sumar hombres y mujeres emprendedores que buscan triunfar. Omnilife tiene como misión abrir espacios y oportunidades a todos los que quieran sumarse. Ponemos especial atención en aquellos que hasta hoy viven en la marginación, la exclusión, la discriminación y la inequidad en todos los niveles.

Nuestra atención está puesta en la base de la pirámide social, concepto expuesto claramente por el autor hindú C.K. Prahalad en su libro The future at the bottom of the pyramid. En su obra, Prahalad señala la manera en que tenemos que trabajar como sociedad para empoderarlos.
Bajo este orden de ideas, debemos infundir en ellos, en las personas que conforman la base de la pirámide, la creatividad y la fuerza que tiene todo empresario, para que se vean a sí mismos como motores de desarrollo económico de las familias y de su comunidad y puedan impulsarse lo suficiente como para ser capaces de cambiar su vida, de colocarse en otro lugar, de autodeterminarse.

Repito, el hambre de éxito nos hace capaces de realizar cambios drásticos en nuestras vidas.
Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra. Esto es la base del concepto empowerment, el que Omnilife asume como eje central de su mística empresarial, empoderar a hombres y mujeres para su propio desarrollo.

Esto es lo que nos ofrece hoy Omnilife: la posibilidad de una experiencia de crecimiento para hombres y mujeres. Debemos hacer conscientes a los empresarios de las implicaciones de derechos y obligaciones que se tienen como tales, que su ejemplo es muestra de los que los rodean, que su trabajo diario sí suma en el proceso de salud y belleza en su comunidad.
En Omnilife promovemos las siguientes actitudes:

• Tener confianza en sí mismo.
• Saber qué se quiere, en dónde se está y a dónde se quiere llegar.
• Trabajar en el autodesarrollo.
• Trabajar con disciplina y constancia.
• Saber lo que vale el tiempo.
• No perder de vista los valores fundamentales de la familia, la ética, el respeto, etcétera.
• Obtener gran satisfacción de su desempeño como empresarios.
Por otro lado, la mística empresarial debe ser de mayor utilidad en tiempos difíciles, como la crisis de 2009. Por ello hicimos, en conjunto con miles de empresarios Omnilife de todo el mundo, reflexiones que nos aportaron muchos beneficios.

Las reflexiones se basaron en el hecho de que cuando pensamos que nada puede ir peor, debemos pensar que las cosas pueden empeorar si no tenemos una actitud positiva.
Es necesario realizar un ejercicio de madurez y de positiva responsabilidad frente a la crisis, para que esta condición nos permita hacer un análisis para transformar la crisis en una oportunidad. De esta forma logramos crecer nuestras redes de empresarios que vieron en Omnilife una oportunidad.

En estos tiempos, es crucial que los empresarios de todos los niveles tengamos definidos los fines y la exégesis deontológica de nuestras compañías, de lo contrario, estaremos influenciando muy poco a nuestras comunidades, que pronto verán en estas empresas poco valor añadido en su oferta comercial.

Angélica Fuentes

Fuente:CNN Expansion.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada